Obispo Tissera: “Si nos causa pena una posible ley del aborto, igual dolor nos provoca ver a cristianos que defienden la vida por nacer y se olvidan de la vida ya nacida”

El Obispo Carlos Tissera marcó su postura con respecto al aborto al expresar que“si nos causa pena una posible ley del aborto, igual dolor nos provoca ver a cristianos que defienden la vida por nacer y se olvidan de la vida ya nacida”.

 Fue durante la homilía de la misa que se transmitió en vivo desde la Catedral para la celebración de la Inmaculada Concepción de la Vírgen, Patrona de la Diócesis.

En este sentido, criticó  a “ aquellos que vociferan contra el aborto y no mueven un dedo para estar junto a las madres que viven su embarazo en situaciones de pobreza, descarte o explotación” y manifestó que “nos causa pena que se invoca la fe cristiana para defender escandalosas desigualdades sociales”.

A continuación, la homilía completa:

HOMILIA EN LA MISA DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN
Catedral – 8 de diciembre de 2020

 Hermanas y hermanos:

¡Feliz día de la Virgen!

Cada 8 de diciembre se proclaman estos textos bíblicos que son una invitación a la alegría: la alegría de la salvación. Al contemplar a la más bella de las criaturas, la Virgen María, concebida sin pecado original, todos alabamos a Dios “porque Él hizo maravillas” (Sal. 98,1)

El ángel Gabriel saluda a María invitándola a la alegría. “¡Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo!” La alegría de María es nuestra alegría. Como lo hace el ángel, cuántas veces saludamos a María diciendo: “¡Alégrate!”. La tradición cristiana transformó ese saludo en “Ave María” o sea “Dios te salve, María”. La Virgen María supo abrir el corazón a Dios que se “desarma” en amor al ver su pequeñez, su hermosa humildad. El Dios que, por la fuerza de su Espíritu, la hizo Madre del Salvador, Jesús, el Emmanuel.

San Lucas nos ha narrado la alegría del encuentro de Dios y la humanidad, relación rota por el pecado de Adán y Eva, como escuchamos en la lectura del libro del Génesis. De allí la alegría que se le anuncia a María. Comienza una nueva humanidad que se gestará en su seno inmaculado. Cada vez que le decimos “Dios te salve María”, nos gozamos de ser también nosotros sus hijos, gracias a su “Sí” a Dios.

“Dios nos amó primero” (1 Jn. 4, 19) y queda de manifiesto en este evangelio de hoy. El se inclina tiernamente hacia esta humilde muchacha recién salida de su niñez. La abraza con delicado y fuerte amor; eso quiere decir: “llena de gracia”. La gracia es la caricia de Dios. Es una cercanía amante, delicada y liberadora.

En medio del dolor y de la incertidumbre de esta pandemia universal, miramos a María, la concebida sin pecado original. “Mi Purísima” como la llamaba el Santo Cura Brochero. Ella estimula la esperanza y reaviva el amor. La esperanza que da fuerza a las víctimas de la enfermedad, y también a los agentes de la salud que arriesgan su vida cada día para asistir a los contagiados. El amor es más fuerte, porque Dios los ama y porque descubren, más allá de si son creyentes o no, que en cada ser humano hay una dignidad única, una vida de inmenso y precioso valor.

Nos ha sorprendido y ha causado un gran dolor que ahora nos encontremos a las puertas del tratamiento de una ley para legalizar el aborto, un proyecto de ley que hace dos años no fue aprobado.

El cuidado de la vida es un tema central de la enseñanza de la Iglesia, y el Papa Francisco lo expresó magníficamente en “Laudato Si” sobre el cuidado de la Casa Común. Y ha coronado su enseñanza social en la Encíclica “Fratelli Tutti”, escrita en medio de la pandemia. Tiene como tema central la fraternidad y la amistad social, cuyo basamento es la dignidad humana. Lo expresa claramente al referirse al descarte mundial“En el fondo «no se considera ya a las personas como un valor primario que hay que respetar y amparar, especialmente si son pobres o discapacitadas, si “todavía no son útiles” —como los no nacidos—, o si “ya no sirven” —como los ancianos—. Nos hemos hecho insensibles a cualquier forma de despilfarro, comenzando por el de los alimentos, que es uno de los más vergonzosos»” (FT 18)

Como Iglesia no queremos descartar a nadie. Sólo queremos incluir e integrar toda vida. No queremos perder energías en enfrentamientos y disputas coyunturales. A lo largo de la pandemia particularmente, nuestra Iglesia de Quilmes, sobre todo a través de Cáritas y el trabajo en red, hemos acompañado a las familias en sus necesidades básicas. Caritas es como la sangre que es la primera en acudir donde hay una herida. Siempre estará junto a una madre que sufre, sin juzgar el por qué de su dolor.

Si nos causa pena una posible ley del aborto, igual dolor nos provoca ver a cristianos que defienden la vida por nacer y se olvidan de la vida ya nacida; que deshonran la dignidad de los pobres apoyando políticas de despojo de derechos a los más pobres; o aquellos que vociferan contra el aborto y no mueven un dedo para estar junto a las madres que viven su embarazo en situaciones de pobreza, descarte o explotación. También nos causa pena que se invoca la fe cristiana para defender escandalosas desigualdades sociales. Toda vida vale, y como tal debemos cuidarla.

Mirar a María acrecienta nuestro amor, para construir cada día el encuentro entre nosotros, porque todos somos hermanas y hermanos. De ese modo, realizamos el encuentro de Dios y su pueblo y forjamos una humanidad más justa, solidaria y fraterna.

Hoy celebramos con profunda alegría a la Virgen María y le pedimos que nos ayude a ser buenos discípulos y discípulas de Jesús. Que cada día nos dejemos transformar por la fuerza del amor de Dios que nos llena de alegría, cada vez que le decimos: “¡Alégrate, María! Llena de gracia, el Señor está contigo”.

¡Ave María Purísima! Sin pecado concebida.

+ Carlos José Tissera
Obispo de Quilmes

Comentá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s