El «Teto» Medina y los involucrados en la causa del centro terapéutico seguirán detenidos

El fiscal de Berazategui, Daniel Ichazo, indagó a Marcelo «Teto» Medina, y a los otros involucrados en la causa abierta por supuesta explotación laboral y reducción a la servidumbre en la comunidad terapéutica «La Razón de Vivir», en tanto que su director, Néstor Zelaya, se negó a declarar y permanecerá detenido al igual que el resto de los investigados, según confirmó su abogado defensor Marcelo Biondi.

El exhumorista y animador del programa VideoMatch, Marcelo José Medina, fue arrestado en su domicilio de Palermo, acusado de ser la cara visible de la organización La Razón de Vivir, para reclutar personas con charlas motivacionales en redes sociales y en varios puntos del país, que luego supuestamente eran reducidos a la servidumbre en condiciones infrahumanas.

Los detenidos fueron trasladados a las 7.30 de este viernes a la fiscalía de Delitos Conexos a la Trata de Personas, Pornografía Infantil y Grooming dependiente de los Tribunales de Quilmes, donde permanecieron hasta cerca de las 18 y fueron trasladados nuevamente a la Comisaría Primera de Berazategui.

Los defensores de los detenidos se quejaron de que no se les permitía «ver el expediente» e incluso se retiraron del lugar tras adelantar que irían a hablar con el Procurador General de la provincia «para hacerle saber lo que sucede».

La investigación sobre la comunidad La Razón de Vivir

Medina y otras 16 personas fueron detenidas el jueves en una serie de allanamientos en CABA, Gran Buenos Aires y Córdoba.

«Recién terminó de declarar por dos horas, contestó todas las preguntas del fiscal, presenté el pedido de excarcelación y ahora hay que esperar 5 días para que el juez de Garantías resuelva su situación procesal», dijo uno de los abogados defensores de Medina, Adrián Tenca.

«Él fue absolutamente claro, iba una sola vez por semana, trabajaba de once de la mañana a las cinco de la tarde, cumplía un rol de dar charlas a los chicos y no tiene absolutamente nada que ver con el rol de esta organización», agregó Tenca.

Luego, dijo que Medina «cobraba diez mil pesos por charla, que se los transferían a su CBU», y que lo que su cliente hacía en esta fundación lo hacía en otras quince.

«A través de las redes sociales, mucha gente le pedía ayuda y demás, entonces él, conforme al lugar donde vivían esas personas, los iba derivando a distintas comunidades», explicó.

«Medina era un empleado de cada una de las instituciones con las que trabajaba», concluyó Tenca.

También el abogado de Néstor Zelaya, que se negó a declarar ante el fiscal, dijo que la imputación de explotación laboral a jóvenes con consumo problemático «es absolutamente descabellada».

Biondi anticipó la posibilidad de que Zelaya declare «la semana que viene», una vez que estudie la estrategia de defensa.

«Lo que sí les puedo asegurar es que las personas que se han comunicado conmigo desde el día de ayer que tomé la defensa, que son más de 80 o 90, refieren todo lo contrario a lo que se dio a conocer desde la investigación en forma pública con respecto a que no hubo ningún tipo de acción que los haga trabajar en estado forzoso ni en condiciones deplorables», afirmó.

Sobre el origen de la denuncia, el abogado remarcó que «tiene que ver un cura que formó parte de esta granja, que después se fue».

Y detalló: «En el momento en que formó parte no vio nunca ningún hecho presuntamente delictivo. Raro es que después de que se fue y abrió su propia granja a los mismos fines comenzó a denunciar distintos hechos».

Comentá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s