Comunicado del MAS tras la apertura del año legislativo

Ante la apertura del año legislativo en el municipio de Quilmes

La intendenta Mayra Mendoza abrió las sesiones del Concejo Deliberante de Quilmes. En su discurso, hizo un balance de lo que va de su gestión y dejó un mensaje que no pasa del auto elogio: “La dirección en la que vamos es la correcta…”. Pero lo cierto es que los trabajadores y sectores populares de Quilmes tienen sobradas críticas a la gestión de la intendenta del Frente de Todos. Los problemas de los quilmeños pasan por cosas muy elementales como los grandes niveles de desocupación, precarización y falta de inversión en obra que apunte a mejorar las condiciones de vida de la mayoría de la población. La misma intendenta remarcó que 6 de cada 10 niños son pobres en el distrito, pero inmediatamente se excusó detrás de la pandemia para justificar dicha situación o en la crítica a la gestión anterior, una especie de nueva “pesada herencia”.

Los discursos no alcanzan cuando las obras son insuficientes o quedan en promesas de campaña electoral. La prioridad de los partidos patronales que tienen el poder político en Quilmes hace años son los empresarios PyME locales, a quienes se le han otorgado subsidios del Estado por cifras millonarias a través de los ATP o líneas especiales de créditos del plan provincial PyME, mientras que los de abajo no consiguen trabajo genuino o tienen grandes problemas para subsistir. Un claro ejemplo son los reclamos por salario de los trabajadores de la salud del Hospital de Solano y de todo el sistema público municipal, los docentes que deben empezar las clases sin condiciones sanitarias y de infraestructura garantizadas, sin olvidarnos del reclamo permanente de los trabajadores y estudiantes de la EMBA. Asimismo, los compañeros de P.OR.Y.SO. (ex Ansabo) que se enfrentaron al intento de vaciamiento de la fábrica y llevan adelante la gestión en sus propias manos sin que el gobierno municipal arbitre medida alguna en favor de que se apruebe la ley de expropiación. A ellos no parece llegarles el alcance de las políticas del gobierno “en la dirección correcta…” como tampoco a las familias de los barrios populares, a quienes durante la pandemia se les dio apenas bolsones de alimentos o lo que fue más grave se le intento lavar la cara al ejército utilizándolo para repartir raciones de comida al principio de la cuarentena.

Desde el Nuevo MAS insistimos en que los únicos que conocen las necesidades reales de los trabajadores son los mismos trabajadores. El Estado debe impulsar planes de obra pública, pero para que tengan un sustento real y sean llevados a cabo hasta el final deben ser gestionados por los mismos trabajadores y vecinos de los barrios populares de Quilmes. LA ORGANIZACIÓN DESDE ABAJO, CON LA SOLIDARIDAD ENTRE LOS TRABAJADORES Y VECINOS DE LOS BARRIOS ES LA ALTERNATIVA PARA ENFRENTAR LA CRISIS Y EL AJUSTE AL QUE NOS LLEVA EL GOBIERNO.

Comentá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s